Estaba predicando y lo llamaron a la atención


Un joven evangélico se dedicó a predicar sus creencias religiosas en el Metro de Santo Domingo como lo hacían otros predicadores antes de que la práctica fuera prohibida por la Oficina de Reordenamiento del Transporte (Opret). La evangelización del hombre provocó que uno de los agentes de seguridad del sistema de transporte acudiera a pedirle que desistiera de la acción, a lo que éste se negaba bajo el alegato que la medida “todavía” no había entrado en vigencia.



La medida fue tomada luego que un sin números de usuarios se quejaran de que algunas personas estaban predicando en el metro y luego pedían dinero, acción que hizo que algunas personas vieran la predica como un medio de conseguir dinero, pero aparte de eso a otras personas que no son de la misma religión, vieran la predica como algo molesto,



Al que tener algo muy en cuenta, los medios de transporte como el metro y el teleférico son usado por una gran población de distintas religiones, entonces el problema radica que cada religión tiene un concepto diferente sobre el entendimiento de algunos versículos de la biblia, en fin, al que respetar a los demás con sus creencias religiosa y saber que a Dios no le importa religión.