1,061 interno del penal de la cárcel de la victoria se graduaron de diferentes cursos técnicos gracias al plan integral de reinserción que se fomenta en los centros de privación de libertad. Con esta acción de busca que los reclusos aprendan alguna profesión para cuando se reintegre a la sociedad sean personas de bien y sepan ganarse la vida honradamente.



Los internos aseguran que su vida ha cambiado con esos cursos y esperan ganarse la vida con lo que han aprendido en cuanto salgan en libertad. Los familiares de los internos dicen estar muy feliz, ya que gracias a esos cursos sus parientes han cambiado su forma de pensar.