Su madre la encerró por una semana murió de hambre


Ciudad de Kirov en Rusia. En Rusia una joven madre de 21 años identificada como María Plenkina confeso haber encerrado a su hija en el último piso de la casa para ella irse de fiesta con sus amigas por una semana. 


La niña murió de hambre, María fue sometida a la justicia y confeso haber cometido el hecho alegando que ella le dejo en un lugar donde la niña podía alcanzar salchichas y pollos, dice la madre que ella pensó que su hija comería cuando sintiera hambre.



El hecho ocurrió en la ciudad de Kirov en Rusia y la niña identificada como Kristina murió de hambre y fue encontrada por su abuela Irina Plenkina, de 47 años mientras su madre estaba de fiestas con unas amigas, la investigación detalla que María se encuentra bien de salud, y que pudo haber cometido esa acción por la emoción de irse a gozar con las amigas.



Una de las amigas expreso que María le confeso que habría dejado la niña al cuidado de una amiga, lo cual era mentira. María podría ser condenada entre 8 a 20 años de prisión.